Scotty Cade

Autor: Scotty Cade

Para conocer a este escritor de romance M/M, a la persona, hemos de asomarnos a su biografía. No puedo dejar de notar que fue un niño con una infancia feliz, que tuvo la enorme suerte de ser apoyado por sus padres cuando salió del armario, que ha alcanzado el éxito en toda carrera profesional que ha emprendido y, especialmente, que vive feliz -y enamorado- con su pareja de hace catorce años. Como veis, él también tiene su propia historia de amor con final feliz…

Como él dice, “probablemente hay más información de la que querrás conocer”, pero ahí va:

Comencé mi vida en la ciudad de Nueva Orleans, Louisiana -más conocida como el Big Easy- y crecí junto a mis dos hermanas en un barrio muy pequeño en el margen del gran Río Mississippi.. Yo era, sin duda alguna, un niño de mamá y pasaba gran cantidad de tiempo a solas con mi madre que se quedaba en casa, antes de que mi hermana menor naciera, mientras que mi hermana mayor estaba en la escuela y mi padre en el trabajo. Pasé días divertidos haciendo tareas por la casa cabalgando en la aspiradora y cantando canciones de Etta James. Cuando las tareas se habían hecho, nos sentábamos para la hora del cuento, que es donde comenzó mi amor por la lectura y, eventualmente, por escribir. Pero toda la diversión llegó a un final horrible cuando mi hermanita nació y dejé de tener a mi madre para mí solo. Luego tuvo lugar otro incidente horrible –mi sexto cumpleaños y el primer grado. Oh, chico, lo que odiaba ir a la escuela. Fui, pero no sin patalear y gritar, literalmente, cada mañana hasta que cumplí los siete años. Mi pobre madre. Como tenía que compartir a mi madre con mi hermana recién nacida y acudir a la escuela, nos quedaba muy poco tiempo de estar juntos, y verdaderamente me sentí abandonado. Aunque se lo mostré. Me embarqué en el mundo de mi padre. Yo era el único varón, por lo que fue el siguiente paso lógico. Feliz de nuevo por ser el centro de atención de alguien, me mojaba todos los días.

Mi padre criaba caballos cuarto de milla como un hobby y algunos de mis mejores recuerdos giran en torno a esa época de mi vida. Cuando fuimos mayores, los fines de semana toda la familia recogía los caballos y nos dirigíamos a la muestra de caballos local donde, mi padre, mi hermana menor y yo competíamos en carreras de barril y lazo. Pero mis recuerdos más preciados son de mi padre y yo dando largos paseos a caballo, a lo largo de los diques del río, disfrutando de bocadillos y aperitivos preparados por mi madre. Pasamos largos días de verano cabalgando y charlando sobre esto o aquello, o simplemente disfrutando de un cómodo silencio. En realidad no era la conversación o el silencio lo más importante para mí, sino el interés que él tenía en mi vida y que, treinta y cinco años después, todavía hace que mi corazón se hinche.

Después de un breve matrimonio, encontré uno de esos momentos especiales donde reuní el coraje de salir con mi padre. Fue una de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida. Lo hizo mucho mejor que yo, y al final sólo quería mi felicidad. No ha hecho más que apoyarme, sin emitir juicios de mi vida, y lo recordaré mientras viva. Por desgracia, las luces de mi vida se apagaron un poco cuando mi querida madre murió, hace siete años, de cáncer de colon, y se apagaron aún más, cuando mi padre fue diagnosticado con la enfermedad de Alzheimer hace tres años. Afortunadamente, todavía vive en nuestra casa familiar cerca de mis hermanas, quienes actúan como sus cuidadoras principales. Él tiene días muy buenos y días muy malos, pero hace todo lo posible y eso es todo lo que podemos pedirle.

Bueno, basta de sensiblería. Estudié en la Universidad Estatal de Louisiana, me especialicé en Marketing, pero fui seducido por la oferta de un puesto de trabajo para gestionar una gran tienda de muebles, bien afianzada en mi ciudad natal. Fui a ello. Estuve en esa compañía durante cinco años y comencé a recorrer mi camino hacia lo alto de la escalera corporativa. Me uní a una compañía de alta tecnología en Nueva Orleans, y fui trasladado a Atlanta, Georgia, donde conocí al amor de mi vida. Kell y yo llevamos juntos catorce años, y aún seguimos enamorados.

He trabajado para un total de seis compañías durante los veinticinco años de mi carrera profesional y terminé como vicepresidente senior de Marketing Mundial y Relaciones Públicas para una gran empresa, con sede en Atlanta, GA. A lo largo de mi carrera centré mi capacidad para escribir en materiales de marketing, informes anuales, comunicados de prensa, guiones de radio, medios televisivos, y cosas similares, pero siempre tuve novelas corriendo sueltas en mi cabeza.

Hace unos años, Kell y yo abandonamos la carrera de ratas corporativas y compramos un pequeño hotel y restaurante en la isla de Martha's Vineyard, en Massachusetts. ¿Puedes imaginar a dos chicos del Sur terminando en Nueva Inglaterra, y en una isla nada menos? El choque cultural -para nosotros y para Martha's Vineyard. Pero después de seis años, conseguimos encontrar nuestro camino y estamos saludables y felices en nuestro entorno. Hace unos tres años, terminamos agotados y contratamos a un gerente general para que llevase nuestro negocio, mientras nos tomábamos un año sabático. Fue entonces cuando empecé mi primera novela, Final Encore, y no he dejado de escribir desde entonces. Durante ese primer año sabático, Kell y yo llegamos a apreciar tanto nuestra libertad, que nos compramos un yate a motor de cuarenta y dos pies, llamado "One Time Mo", que ahora es el lugar donde escribo la mayor parte de mis novelas. Viajamos a las aguas de Nueva Inglaterra durante todo el verano con nuestro perro pastor de Shetland, Mavis, y en octubre, navegamos hacia el sur de Charleston, Carolina del Sur, para el invierno.

Las ideas para los libros continúan llegando y, a veces, mis dedos no son lo suficientemente rápidos como para plasmarlas todas. Así que, bailo una danza entre mis dedos y el cerebro a diario y sólo puedo esperar lo mejor. Como un sureño que se crió con el compromiso del valor y la fidelidad, la mayoría de mis personajes encuentran su camino hacia duraderas relaciones de pareja, con independencia del tiempo que lleve y lo difícil que sea el camino. Creo que al final, el chico siempre debe conseguir al chico. Después de todo, yo tengo al mío.

Sus libros:

  • The Mystery of Ruby Love (2012)
  • Foundation of Love, Serie Love#4 (diciembre 2011)
  • Bounty of Love, Serie Love#3 (agosto 2011)
  • Treasure of Love, Serie Love#2 (mayo 2011)
  • Wings of Love, Serie Love#1 (febrero 2011)
  • Final Encore (noviembre 2010)

Más información sobre el autor en su página: www.scottycade.com

Si lo deseas, accede a una entrevista que le hizo SJD Peterson en febrero de 2011.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de AUTORES para añadir comentarios!

Comentario por Paqui el junio 25, 2012 a las 3:19pm

Pues la verdad, no tenía ni idea de quién era este autor. Ahora ya sí

DdS a favor del matrimonio igualitario

Síguenos en twitter

Síguenos en facebook

Miembros

AFILIACION DEL BLOG

Para afiliar Despertares de Stonewall


Links de Interés

© 2018   Creado por Annie Moneth.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio