Autor: Silvia Violet

Título Original: Time To Tell

Página de autor: www.silviaviolet.com

 

 

Marty había revivido el momento mil veces. Si hubiera dudado un segundo. Si hubiera sido reacio a hacer un agujero al hombre que apareció como parte de la misma noche, su mejor amigo estaría muerto.

Él y Jacob se alistaron juntos en el Ejército cuando tenían dieciocho años. Los dos querían escapar de la pequeña e insignificante ciudad donde se criaron y el Ejército era su mejor opción. Sin embargo, para Marty ser un soldado significaba ocultar quién era realmente.

Jacob sabía que Marty era gay. Lo sabía desde que estaban en la escuela secundaria. Cuando Marty salió ante su mejor amigo, Jacob no se encogió, ni le dijo que se perdiera, ni le dio un puñetazo o cualquiera de las otras cosas terribles que él se imaginaba. Por supuesto, tampoco había hecho la única cosa que Marty anhelaba, abrazar a Marty y confesarle que él también era gay y que quería a Marty tanto como el aire que respiraba. Marty no esperaba que la fantasía se hiciera realidad.

Más de una vez, había atrapado a Jacob mirándolo con calor en sus ojos cuando pensaba que no se daba cuenta. Y había visto a Jacob mirar a otros hombres de una manera en la que nunca miraba a las mujeres. Pero si Jacob era gay, nunca lo había admitido y Marty no estaba dispuesto a arriesgar su amistad, revelando sus verdaderos sentimientos.

Pero ahora todo había cambiado. La noche anterior casi había perdido a Jacob. En esa fracción de segundo en la que no sabía si Jacob estaba vivo o muerto, su corazón se rompió al imaginarse que su amigo moriría sin saber cuánto lo amaba.

Al darse cuenta que Jacob y él estaban inmovilizados sin posibilidad de contar con apoyo, supo que sus posibilidades de sobrevivir eran bajas. Su vida había estado en peligro muchas veces desde que se alistaron, pero nunca había estado tan seguro de que estaba enfrentándose a la muerte. El arrepentimiento lo inundó, casi arrastrándolo. Si no hubiera sido capaz de mantenerlos unidos, ambos estarían muertos. Marty juró que si sobrevivían toda la noche, iba a hacer todo lo posible para no perder ni un segundo más fingiendo ser otra persona.

Iba a decirle a Jacob cómo se sentía. O bien arruinaría su amistad o bien tendría la oportunidad de una verdadera relación con el hombre que amaba. Una vez que hubiera hablado con Jacob, solicitaría la baja. Vivir en el armario ya no era suficientemente bueno para él.

Marty se paseaba, sus botas resonaban contra el suelo de cemento del barracón. No había estado a solas con Jacob desde que fueron rescatados. Las heridas de Jacob, aunque no eran graves, necesitaban cuidados y Marty había pasado horas presentando su informe de las actividades de la noche a sus superiores. Ahora que Jacob había recibido atención médica, era su turno para ser interrogado.

Marty se apoyó contra la pared descansando la cabeza sobre su brazo. Jacob se había ido hacía casi dos horas, sin duda volvería pronto. Marty estaba a punto de decirle a su mejor amigo que estaba enamorado de él. Se preguntó por un momento si había perdido la cabeza. Luego se apartó de la pared, fortaleciendo su resolución una vez más. La noche anterior casi había perdido a Jacob, y aquí sus vidas estaban en juego todos los días. No iba a irse a la tumba sin hacer público sus sentimientos.

Un cambio en la luz le hizo volverse. Jacob estaba en la puerta abierta del barracón, bloqueando el ardiente sol del desierto. Antes de que su amigo tuviera la oportunidad de hablar, Marty dijo: Vamos a dar un paseo.

Jacob asintió y se volvió hacia el exterior. Caminaron a través de la base en silencio. Cuando se acercaban al límite del campamento, Marty cogió a Jacob del brazo y lo condujo a un pequeño edificio de almacenamiento. Jacob alzó las cejas: ¿Qué estás haciendo?

Tengo la llave de Wolf contestó Marty.

¿Cómo?

Le dije que necesitaba un poco de privacidad. No hizo preguntas. Probablemente pensó que querría traer a una chica aquí.

Jacob se encogió de hombros. Está bien.

Marty cerró la puerta tras ellos tan pronto como entraron. El edificio estaba lleno de hileras de estanterías metálicas, muchas de ellas llenas de cajas y cartones que parecían no haber sido tocados en años. Sillas, mesas, un escritorio y algunos armarios viejos habían sido colocados junto a una pared.

Marty se giró hacia Jacob. Los ojos de su amigo estaban llenos de una intensa emoción. ¿Marty?

A Marty se le cortó la respiración y su voz tembló cuando respondió. ¿Sí?

Tenía mucho miedo ahí fuera. Yo... me salvaste la vida y...

Te amo las palabras salieron. Marty no tenía fuerza para detenerlas.

Jacob frunció el ceño. Sé que…

Marty sacudió la cabeza. No. TE AMO. Te he amado durante años. Quería decírtelo, pero no podía. Pero cuando pensé que iba a perderte…

Jacob cortó sus palabras con un beso. Marty tropezó hacia atrás por el shock, estrellándose contra una hilera de estanterías. Cuando se recuperó, atrajo a Jacob hacia él, abriendo su boca para el asalto, dejando que Jacob saboreara y explorara. Marty masajeaba la cabeza rapada de su amigo con una mano y hundía la otra en la carne musculosa del culo de Jacob, mientras éste gemía contra su boca.

Jacob apretó las caderas contra Marty, estrujándolo en contra del frío metal. La polla dura de Jacob se sentía como un tubo de plomo presionando en el estómago de Marty. Marty se empujó contra él, frotando sus pollas juntas.

Marty inclinó la cabeza hacia un lado cuando los labios de Jacob se separaron de los suyos y se deslizaron por su cuello. Jacob lo lamía, saboreando el sudor que los cubría constantemente debido al vicioso calor. Marty gimió cuando su mejor amigo susurró contra su piel: Marty, también te amo. No pensé que quisieras saberlo, no creía que me quisieras de ese modo.

Oh Dios, Jacob…

Jacob silenció a Marty con un dedo en sus labios. No quiero hablar más. Sólo quiero sentir. Necesito saber que me quieres como yo te quiero.

¿Qué quieres? Marty no pudo contener una carcajada de alegría, asombro y confusión. Jacob, te he querido siempre.

Entonces, demuéstramelo.

Las palabras de su amigo llevaron a Marty a la locura. Pensó que su cerebro podría quemarse intentando procesar lo que estaba sucediendo. Trató de forzarlo a apagarse. Si Jacob no tenía que pensar tampoco lo haría él. Lo que necesitaban era sentirse vivos, deseados, finalmente poder ser ellos mismos.

Marty necesitaba tener a Jacob desnudo, para recorrer el hermoso cuerpo de su amigo con sus manos. También necesitaba extender el culo de Jacob y enterrarse en su interior, pero sabía que tenía que ir más despacio y saborear el momento. Pasó la lengua por el borde exterior de la oreja de Jacob, mientras éste chupaba su hombro. ¿Alguna vez has sido follado por un hombre?

Jacob negó con la cabeza. Diablos, no. Nunca ha habido nadie más que tu.

Marty sonrió y envolvió su mano alrededor de la nuca de Jacob, tirando para que ladease su cabeza. Pasó la lengua a lo largo del tenso músculo del cuello de Jacob. Ni lo habrá. Eres mío, y después de follarte, pediremos la baja y dejaremos de ocultar el hecho de que somos amantes. Si a la gente no le gusta, se puede ir a tomar por culo.

Jacob se soltó y se quedó mirando a Marty con los ojos muy abiertos. Mierda, Marty, yo…

Casi te pierdo ayer por la noche, perdido sin que siquiera te hubiera besado. No pasaré otro día sin esto. Marty le subió a Jacob la camiseta y le puso las manos a la espalda, congelándose por un momento cuando notó la realidad de la piel suave y el músculo duro bajo sus manos. El calor de Jacob grabado a fuego en sus manos mientras las deslizaba muy despacio hacia arriba.

Jacob se estremeció cuando Marty lo besó, lamiendo sus labios, saboreándolo lentamente después de la pasión apresurada de su primer beso. Separó los labios la distancia suficiente para quitarle la camiseta a Jacob y luego renunciar rápidamente a su propia camisa y lanzar ambas al suelo.

Marty lamió y mordisqueó a su paso por los pectorales duros como una roca de Jacob, deteniéndose para burlarse de uno de sus pezones. Jacob tomó aliento y cogió la cabeza de Marty entre sus manos mientras se retorcía bajo los cuidados de la boca de Marty. Marty rodeó las muñecas de Jacob, sacando las manos de su camino. Sujétate en las estanterías y no te muevas.

Marty. El tono de Jacob era de advertencia.

Marty levantó la vista, sonriendo ante la pasión que convertía los ojos marrones de Jacob casi en negros. Confía en mí.

Pasaron unos segundos. Jacob asintió. Marty se arrodilló y continuó explorando a su amigo. Cuando su lengua llegó a la cintura de los pantalones de Jacob, Marty los desató, liberándole la polla. No podía dejar de lamerse los labios ante la visión de Jacob expuesto para él.

Los músculos de los muslos y el abdomen de Jacob estaban apretados, tensos. Las estanterías de metal chocaban contra la pared cuando Jacob aumentó la presión sobre ellas. Pero si Jacob no estaba seguro de lo que estaba sucediendo, su polla sin duda lo estaba. Estaba hinchada y dura, la punta oscura y necesitada. Marty envolvió una mano alrededor del eje de Jacob, y lamió la hendidura, degustando el perlado pre-semen que allí había.

Jacob hizo un sonido estrangulado, entre un gruñido y un gemido. Marty levantó la mirada y sonrió antes de succionar la punta de la polla de su amigo dentro de su boca.

¡Joder, Marty!

Mmmhmm estuvo de acuerdo Marty, con su boca rodeando la polla de Jacob. Succionó más duro, introduciéndose más de su amigo en la boca. Marty podía sentir a Jacob esforzándose para mantenerse quieto. Marty lamió y chupó deleitándose con el sabor único de Jacob. Deslizó una mano entre las piernas de Jacob para burlarse de sus bolas, y Jacob amablemente abrió más las piernas.

Marty se introdujo un dedo en la boca junto a la polla de Jacob, humedeciéndolo bien. Luego buscó el culo de Jacob y se abrió paso en su interior. Su amigo dio un grito sofocado y empujó con fuerza su polla en la boca de Marty, la intrusión repentina casi ahoga a Marty.

Lo siento jadeó Jacob.

Marty se apartó el tiempo suficiente para decir: No te contengas, Jacob. Quiero que folles mi boca. Sonrió ante la visión de Jacob con los ojos abiertos cuando se lo tragó hacia abajo, trabajando con el dedo más adentro y deslizando la lengua por la base de la polla de Jacob.

Jacob se rompió cuando Marty puso un segundo dedo en su culo. Empujó fuerte y rápido en la boca de Marty. Preparado esta vez, Marty se relajó y lo tomó, rodeando con sus manos las caderas de Jacob para mantener el equilibrio y disfrutando de la pasión reprimida que por fin estaban dejando suelta.

Cristo, Marty. Me voy a correr.

Marty aumentó la presión sobre las caderas de Jacob sujetándolo fuerte para que no se apartara. Jacob se estremeció y se resistió contra los labios de Marty cuando derramó su semen en la garganta de Marty. Cuando Jacob se dejó caer contra las estanterías, Marty soltó su polla, dándola unos últimos besos antes de levantarse, desabrochándose sus pantalones mientras lo hacía.

Se bajó los pantalones y envolvió con sus brazos a Jacob, desesperado por algún tipo de contacto contra su polla. Quería doblar a Jacob y follarlo hasta que no pudiera sentarse en varios días. En su lugar suspiró tembloroso. Por el bien de Jacob debía ir despacio. En realidad, podía.

Tiró de Jacob hacia él para volver a besarlo, gimiendo mientras sus bocas se abrían la una a la otra. Bajó una mano a su polla, y se masturbó entre las piernas de Jacob, deslizando la polla contra su culo. Se apartó de la boca de Jacob y le susurró al oído: ¿Sientes lo duro que estoy por ti? Quiero ser el primer hombre, el único hombre que llenará tu culo con su polla. Quiero oírte gritar mi nombre cuando te estire y me entierre en ti.

Jacob se frotó contra la polla de Marty. ¡Sí, Marty! ¡Dios, sí!

Usaremos el escritorio. Marty señaló un escritorio grande, de aspecto robusto, que había en la esquina. Jacob tropezó hacia allí, los pantalones aún atrapados alrededor de sus tobillos. Se colocó sobre el extremo, dejando al descubierto su culo para Marty, quien sonrió con cariño y le acarició el culo. Precioso, pero quiero ver tu cara cuando esté dentro de ti.

Jacob gruñía mientras luchaba para salir de sus botas y pantalones. Marty se apiadó de él, se arrodilló para desabrocharle las botas y ayudarle a desnudarse del todo para que finalmente pudiera subir a la mesa y separase las piernas.

Jacob dobló las rodillas para que sus pies se apoyaran en el borde de la mesa. Marty sacó una pequeña botella de lubricante y el condón de su bolsillo y los puso sobre la mesa al lado de Jacob. Jacob miró a Marty, y sus ojos se abrieron como si se hubiera dado cuenta por primera vez que Marty realmente iba a deslizar su polla poniéndola en su culo.

¿Estás bien? preguntó Marty. No sabía cómo diablos podría sobrevivir si Jacob quería que se detuviera. También sabía lo importante que era no meter la pata en esta nueva y frágil relación.

Jacob asintió. Estoy bien. Acabo de...

Marty sonrió. Me aseguraré de que estés listo. Confía en mí.

Marty roció sus dedos con lubricante y deslizó dos en el culo de Jacob. Vio a su amigo cerrar los ojos y gemir mientras Marty movía los dedos, hacia dentro y hacia fuera. Añadió un tercer dedo y Jacob se tensó, pero empujó contra Marty, tomando los dedos más profundo. Maldita sea, eso quema, pero... también se siente bien.

Marty sonrió. Aún será mejor. Deslizó sus dedos dentro y fuera lentamente, girando y haciendo tijera con ellos, queriendo estar seguro de que Jacob estaba bien y listo, pero se impacientaba más y más por segundos. Sentía como si hubiera esperado toda una vida para hacer esto con Jacob en lugar de años.

Envolvió una mano alrededor de la polla de Jacob, que estaba duro y erecto de nuevo. Jacob se retorció en su mano. Marty, por favor.

Marty sonrió. Por favor, ¿qué?

Jódeme.

Marty no iba a negarse un segundo más. Se dio la vuelta cogió un condón, roció más lubricante en los dedos y los deslizó por su polla. Jacob envolvió sus piernas alrededor de la cintura de Marty cuando éste apuntó con la polla hacia su agujero. Marty gemía mientras se empujaba dentro de su amigo. Jacob se puso tenso, las manos removiendo contra la mesa, tratando de encontrar algo a lo que aferrarse. Maldita sea, eres grande.

Marty sonrió. ¿Demasiado?

Jacob negó con la cabeza. Quiero. Más.

Marty empujó con más fuerza hasta que estuvo totalmente dentro del hombre al que había amado durante tanto maldito tiempo. Se siente tan bien gimió.

Jacob asintió con la cabeza, sus pupilas estaban dilatadas, levantaba sus caderas, tratando de que Marty se moviera. Por un momento, Marty tuvo miedo de estar soñando.

¡Marty, por favor!

No, esto no podía ser un sueño, nunca podría haber imaginado el tono desesperado, suplicante que salió de su amigo. El hecho de saber que había roto el control de Jacob lo volvió loco. Retrocedió hasta que sólo la cabeza de su polla quedó en el interior de Jacob. Luego empujó más fuerte de lo que debía. Jacob se retorció contra él, hundiendo sus talones en el culo de Marty. ¡Sí!

Entonces Marty comenzó a joder a Jacob en serio, estimulado por los sonidos necesitados y las palabras que entre dientes salían de la boca de su amigo. Jacob encajó cada golpe. Envolvió sus manos alrededor de los bíceps de Marty cuando éste se inclinó sobre él, haciendo palanca para golpear sus caderas contra las de Marty. Marty sabía que estaba siendo demasiado duro para ser la primera vez de Jacob, pero no podía contenerse. Estaba descontrolado por la necesidad. Si no se corría pronto, su corazón se iba a parar. Jacob. Te necesito. Yo…

Oh Dios, Marty me corro. Marty envolvió su mano alrededor de la polla de Jacob, unas pocas sacudidas firmes fue todo lo que hizo antes de que su amigo gritara y disparara su carga, cubriendo la mano de Marty.

La presión ejercida por el culo de Jacob alrededor de su polla, cuando éste se corrió, deshizo a Marty. Soltó un grito ronco y se estrelló contra Jacob mientras su orgasmo le llegaba tan fuerte que vio las estrellas. Cuando finalmente su cuerpo cesó de estremecerse, Marty se desplomó sobre Jacob.

Jacob envolvió sus brazos alrededor de la espalda de Marty y lo mantuvo abrazado. Eso fue increíble dijo Jacob, las palabras entrecortadas y suaves.

Todo lo que Marty pudo hacer fue asentir contra su pecho. Pasaron varios largos minutos. No hablaron, pero se acariciaron mutuamente, y Marty presionó suaves besos en el pecho de Jacob disfrutando del sabor del sudor y del semen de Jacob.

Cuando pensó que sus piernas lo sostendrían, Marty salió de su amigo y se incorporó. El edificio raramente era utilizado, aunque no podía garantizar su privacidad para siempre. Tenían que vestirse y volver a los barracones. Una amonestación en su historial haría aún más difícil el proceso para la obtención de la baja.

Jacob se sentó. Marty se puso los pantalones y le dio a Jacob los suyos. En vez de cogerlos, Jacob puso a Marty entre sus piernas y acunó el rostro de su amigo con sus grandes manos. Tenías razón. Nunca más pasará otro día sin que hagamos el amor.

El pecho de Marty se tensó, las lágrimas quemaban en el fondo de sus ojos. No se había  atrevido a esperar este tipo de aceptación, que finalmente encontró por parte de Jacob. No, no pasará.

Jacob frunció el ceño. Quiero ser soldado. Estoy orgulloso de lo que he hecho desde que nos alistamos, pero no puedo negar más lo que siento por ti.

Marty respiró larga y lentamente. Esto no será fácil.

Pero nos tendremos el uno al otro.

Marty asintió. Te amo, Jacob.

Jacob le dio un beso tierno. Yo también te amo. Y ahora mismo, eso es todo lo que importa.

Marty quería responder, pero no podía encontrar las palabras para expresar lo que sentía. En su lugar besó a Jacob, dejando que su cuerpo dijera lo que las palabras no podían.

FIN

 

Este relato es la contribución de la autora a Hot July Days de Good Reads. Para escribirlo se inspiró en la imagen que acompaña este relato, y en la idea de "Crecimos juntos, los mejores amigos y todo eso. Ingresamos en el Ejército, con la maldita “No preguntes, no contestes”. ¡Mierda! Estuvimos a punto de perdernos uno al otro en una misión especial... ¿cómo podrá desarrollarse nuestra historia?"

Visitas: 139

Respuestas a esta discusión

Una linda y caliente historia. Me encantó!!!

GRacias por compartir este relato.

Muchas gracias me gusto mucho y esta genial la historia , besos

Gracias, esta muy bonita la  historia. Besos

Hermosa historia .....adoro estos relatos...cortos pero bien sustanciosos....

Me ha gustado el relato. Felicidades.

Un muy lindoo relatoo!!me encantooo!!! tuvo de todo amor y ternuraa y fue hott...!!!! gracias por compartirloo!!!! besotess y buen fin de semana a todos!!!

Un relato muy lindo...tierno...me encanto, pero el "no preguntes,no contestes " apesta. Que injusto!!

Gracias por compartir estos calientes relatos con nosotros!!

kyaaa!!!

Linda historia y caliente... el relato esta maginifico, muchas gracias por publicarlo!!!

Besos!!! .^_^

RSS

DdS a favor del matrimonio igualitario

Síguenos en twitter

Síguenos en facebook

Miembros

Cumpleaños

AFILIACION DEL BLOG

Para afiliar Despertares de Stonewall


Links de Interés

© 2018   Creado por Annie Moneth.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio