Sinopsis:

Lorena se ha levantado con el pie izquierdo. Le duele la cabeza, apenas recuerda nada de lo que ocurrió anoche y un rápido vistazo a su apartamento le basta para darse cuenta de dos hechos incontestables: sus pertenencias más preciadas ya no están y su acompañante de la noche anterior tampoco. ¿Ha sido víctima de un robo mientras dormía? 

A través del humor y la intriga, y gracias a una curiosa visita de Lorena a comisaría, en este relato corto acabaremos descubriendo los acontecimientos que precipitaron una velada repleta de sorpresas.

El año pasado leí 101 razones para odiarla y desde entonces estoy pendiente de las obras literarias que saca al mercado Emma Mars, hasta el momento, todas autoeditadas. Esa, su primera novela, no era perfecta; de hecho, encontrabas algunas lacras características de las primeras obras de muchos escritores, hasta de los ya consagrados. No obstante, con aquella historia de amor y odio entre dos mujeres jóvenes, ocurrente y divertida, Emma Mars pasó directamente a engrosar, en mi opinión, el grupo de escritoras que cultivan el género Chick lit, como Helen Fielding o Marian Keyes, pero valiéndose de personajes lésbicos.

En Políticamente incorrectas (2015), su última novela, una periodista y jefe de prensa tiene la responsabilidad de ayudar a cierta alcaldesa cuando su antecesor se ve inmerso en un escándalo de corrupción. En esta, su autora me deslumbró con la fluidez y frescura de su prosa, la naturalidad de los diálogos y la agilidad de la narración. Y aquí fue cuando yo, a mi vez, pasé a formar parte del grupo de lectoras/es que guardan una razón más para que llegue el día de las próximas elecciones generales en España: la publicación (¡¿será posible?!) de la segunda entrega de Políticamente incorrectas.

Si alguien todavía lo duda, sí, me declaro fan de Emma Mars. Y, como no podía ser de otra manera, compré y leí el relato que nos ocupa: Con nocturnidad y alevosía. Con este título, y conociendo el humor e ingenio de su autora, me esperaba lo que encontré: un relato divertido, chispeante, ameno y sorprendente.

¡Y qué decir de sus personajes! Bien. Me aburren ya las ficciones contemporáneas donde sus protagonistas son mujeres independientes y lesbianas que triunfan profesionalmente. ¿Qué pasa? ¿Qué no hay bolleras cuya vida sea un desastre? ¿Qué, a pesar de su edad, continúen viviendo en casa de sus padres? ¿O qué estén en el paro? ¿Todas tienen que ocupar cargos directivos en compañías privadas? ¿Tener un trabajo que les obliga a viajar por todo el mundo y, a poco que su autora se descuide, por toda la galaxia?

Desde aquí arrojo un guante a favor de las historias lésbicas protagonizadas por mujeres que son un desastre maravilloso; que no poseen un cuerpo 10, ni un trabajo bien remunerado; por supuesto, también, a favor de las chicas malas. Y de las «farsantes de medio pelo» de Con nocturnidad y alevosía. Me encantaría que, algún día, su autora escuchase las protestas de estos personajes y los homenajeara con una larga, larga, narración.

Una última consideración. Si yo conociera a Emma Mars, y existiera esa confianza entre nosotras, le diría que se pusiera en manos de un corrector profesional. Sus novelas y relatos lo merecen. Y, por favor, con esto que nadie piense que sus obras están llenas de faltas de ortografía, porque no es cierto; sí, que existen espacios de mejora. Esta cuestión se refleja en mi valoración final de este relato.

Mi valoración: 3,5/5

Puedes adquirir Con nocturnidad y alevosía aquí.

Puedes visitar el blog de la autora: www.unachicamarciana.wordpress.com

Su página de Facebook es: EmmaMarsEscritora

 

Visitas: 793

DdS a favor del matrimonio igualitario

Síguenos en twitter

Síguenos en facebook

Miembros

Cumpleaños

Cumpleaños hoy

Cumpleaños mañana

AFILIACION DEL BLOG

Para afiliar Despertares de Stonewall


Links de Interés

© 2017   Creado por Annie Moneth.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio